¿Qué son los espasmos de la vejiga?

Los espasmos de la vejiga son contracciones involuntarias de la vejiga que generan un impulso de orinar, a veces acompañado de dolor extremo. Si los espasmos persisten, la incontinencia podría desarrollarse, porque la vejiga expulsará la orina. La corriente de orina resultante puede ser imposible de detener porque el paciente no tiene control sobre su vejiga. Muchas condiciones pueden conducir a espasmos de la vejiga, y deben ser abordados por un médico, ya que podría ser posible para manejar los espasmos o para tratar la causa subyacente y eliminarlos por completo.

Cuando se producen espasmos de la vejiga, la vejiga se contrae aleatoriamente como si el paciente se estuviera preparando para orinar. Por lo general, el paciente se sentirá como si tuviera que orinar y podrían producirse fugas. Una de las causas más comunes de incontinencia en los ancianos es esta condición, y estas contracciones también pueden causar incontinencia en niños pequeños. En algunos casos, los espasmos pueden ser extremadamente violentos, con los pacientes comparándolos con calambres severos, como los asociados con el nacimiento del niño.

Las personas que tienen problemas neurológicos pueden desarrollar espasmos de la vejiga como resultado de mensajes contradictorios enviados a los nervios de la vejiga. Las víctimas de accidente cerebrovascular también son propensas a desarrollar contracciones involuntarias de la vejiga debido al daño cerebral causado por accidentes cerebrovasculares. Las infecciones de la vejiga y las afecciones crónicas que afectan la vejiga, como la cistitis intersticial, pueden provocar espasmos. La edad es uno de los factores de riesgo más comunes para el desarrollo de espasmos de la vejiga, con personas mayores de 60 años que son más propensas a ellos, pero las personas de cualquier edad pueden experimentar.

Hay varios enfoques para tratar los espasmos de la vejiga, dependiendo de la causa de la raíz. Ciertos medicamentos se pueden utilizar para relajar la vejiga de modo que no pueda contraerse al azar, y la estimulación eléctrica se utiliza a veces para dirigir señales mezcladas de los nervios alrededor de la vejiga. Algunos pacientes tienen éxito con la acupuntura y otras terapias alternativas, y otros encuentran que hacer ejercicios de piso pélvico aumenta su control de la vejiga. Medidas como la cateterización se pueden utilizar para tratar la incontinencia de forma temporal, mientras que un médico trata los espasmos.

El entrenamiento de la vejiga también es una opción. En el entrenamiento de la vejiga, la gente establece un horario de la micción, orinando en tiempos determinados en vez de cuando sienten la necesidad. El intervalo entre orinar puede extenderse gradualmente hasta que el paciente encuentre su zona de confort. Un urólogo puede proporcionar sugerencias adicionales y opciones de tratamiento a los pacientes, dependiendo de la causa de sus espasmos de la vejiga.