¿Cuáles son los beneficios de una dieta renal?

Se prescribe una dieta renal para pacientes cuyos riñones no funcionan correctamente, a menudo debido a una enfermedad renal. Los médicos también recomiendan con frecuencia una dieta renal para pacientes que deben someterse a diálisis. Los beneficios de una dieta renal, que también se conoce como una dieta de riñón, incluyen una mejor sensación de bienestar para el paciente, menos impuestos de los riñones y el alivio de los síntomas de la enfermedad renal. La dieta también tiene como objetivo ralentizar el desarrollo de un paciente de insuficiencia renal.

Es importante mantener los riñones en buen estado de funcionamiento, o trabajar a un nivel óptimo, porque cumplen una función importante. La gente podría pensar que los riñones no hacen nada más que ayudar a eliminar la orina y otros desechos como el amoníaco y toxinas del cuerpo, pero su trabajo incluye ayudar al cuerpo a crear glóbulos rojos y mantener la presión arterial constante. Para hacer todo este trabajo, estos órganos utilizan alrededor de una quinta parte del suministro de sangre del cuerpo.

Los expertos médicos aconsejan que las personas con problemas de riñón no debe comenzar este tipo de dieta por su cuenta sin primero buscar el consejo de un médico, porque hay riesgos asociados. Los beneficios, sin embargo, son a menudo considerados por la comunidad médica para compensar los riesgos. El incumplimiento de esta dieta, si es prescrito por un médico, podría resultar en la progresión o desarrollo de insuficiencia renal. A menudo se aconseja a los pacientes consultar a un dietista especial, conocido como dietista renal, para ayudarles a comprender mejor las necesidades de sus cuerpos y elaborar un plan de alimentación con el que puedan vivir. Un dietista renal también puede guiar a los pacientes a los suplementos correctos que necesitan sus cuerpos.

Los niveles de proteínas, fósforo y potasio en el cuerpo son de especial interés para las personas con problemas renales. Si los riñones no funcionan como deberían, los niveles de estas sustancias pueden volverse desequilibrados y causar enfermedades graves. La dieta renal ayuda a un paciente a limitar la proteína a la cantidad correcta, y preservar la fortaleza del hueso, asegurando que no hay demasiado fósforo presente. El exceso de potasio puede afectar adversamente los latidos del corazón del paciente.

El nivel de sodio en el cuerpo también es de especial preocupación para una persona con problemas renales, y una dieta renal puede ayudar a regular el nivel de sodio. Los pacientes no excretan cantidades adecuadas de líquido del cuerpo si sus dietas no prestan atención específica al sodio ya la cantidad de líquido que beben. El incumplimiento de los niveles recomendados de ingesta de sodio y líquidos podría resultar en la retención de líquido e hinchazón de áreas del cuerpo, como las piernas, y esto puede causar dolor. Esto es especialmente cierto en las últimas etapas de la enfermedad renal.