¿Cuáles son los diferentes tipos de enfermedades penianas?

Los tipos más comunes de enfermedades del pene son las enfermedades de transmisión sexual que se propagan a través de relaciones sexuales con una pareja infectada. El cáncer de pene es una enfermedad rara que puede afectar las glándulas del pene. A veces disfunciones adicionales pueden afectar a la región del pene, y estos pueden ser causados ​​por la enfermedad u otros factores.

Enfermedades del pene pueden incluir una amplia gama de dolencias que afectan directamente el pene. Las enfermedades de transmisión sexual son los tipos más comunes de enfermedades que afectan al pene. Esto incluye varias infecciones potenciales, incluyendo herpes genital, gonorrea o sífilis. Se propagan a través de relaciones sexuales, actividades sexuales orales y, a veces, sexo anal. Los síntomas pueden variar dependiendo de la enfermedad, pero a menudo incluyen descarga del pene, dolor, hinchazón, enrojecimiento, ardor al orinar ya veces verrugas o protuberancias en o alrededor del pene.

La mayoría de las enfermedades de transmisión sexual pueden prevenirse mediante la abstinencia. Los métodos anticonceptivos, como los condones, también ofrecen protección contra las enfermedades de transmisión sexual. Los síntomas pueden no aparecer siempre de inmediato o en absoluto, por lo que los que han sido sexualmente activos sin usar protección deben ser examinados regularmente. Las enfermedades de este tipo generalmente se pueden diagnosticar mediante análisis de sangre.

El cáncer de pene es otro tipo de enfermedad del pene. Es raro y es un poco más común en los hombres no circuncidados que en los circuncidados. El tratamiento puede incluir cirugía, quimioterapia o radiación. El cáncer de pene es una causa infrecuente de muerte, pero como es poco frecuente, los médicos no pueden comprobarlo automáticamente al probar la causa de varios síntomas. Esta detección posterior podría conducir a un tiempo más difícil de tratar la enfermedad.

Ocasionalmente, las enfermedades del pene pueden causar problemas adicionales como la disfunción eréctil y la impotencia. Las enfermedades de transmisión sexual, así como otros factores pueden contribuir a las cuestiones sexuales. Generalmente se necesitan varias pruebas para probar las causas subyacentes de la disfunción sexual. Tanto la enfermedad como los problemas psicológicos pueden ser culpables.

Las enfermedades penile pueden extenderse eventual a otras áreas del cuerpo. Muchas enfermedades de transmisión sexual pueden infectar otros órganos si no se tratan durante largos períodos de tiempo. La mayoría de las variedades pueden ser tratadas o curadas con intervención temprana y la medicación adecuada recetada por un médico. Algunos, como el herpes genital, no pueden ser curados pero los brotes se pueden prevenir o disminuir.