¿Cuáles son las causas comunes de la falta de concentración?

Hay muchos problemas que pueden causar una falta de concentración. Entre los más comunes son el desinterés, la fatiga, y las distracciones en la vecindad. A veces una persona está bajo tanta tensión que tiene dificultad para concentrarse, y algunos medicamentos también pueden causar que una persona tenga problemas para concentrarse. Curiosamente, incluso cosas como la falta de ejercicio pueden afectar a una persona mentalmente e interferir con su capacidad de concentración.

El desinterés es una de las causas más comunes de falta de concentración. Cuando la gente está realmente interesada en algo, a menudo no tienen problemas para darle toda su atención. De hecho, algunas personas son tan apasionadas por las cosas que les interesan que se vuelven demasiado centrado y tienen que hacer un esfuerzo para prestar atención a otras cosas o tomar un descanso. Por ejemplo, un niño puede concentrarse tanto en un videojuego que sus padres tienen que recordarle que deje de tomar un bocadillo saludable o que haga ejercicio. Del mismo modo, un adulto puede estar tan absorto en un libro u otro proyecto que pierde la noción del tiempo.

La fatiga también puede causar dificultades de concentración. Cuando una persona está privada de sueño, su mente a menudo sufre las consecuencias en forma de pensamiento confuso o confuso. Cuando intenta concentrarse, sus pensamientos pueden parecer a la zaga, y él puede pasar una buena cantidad de tiempo tratando de forzar su mente a centrarse. En algunos casos, el esfuerzo para concentrarse sólo hace que la fatiga empeore, y un individuo puede atraparse adormecerse cuando se supone que se está concentrando. Algunos medicamentos producen el mismo efecto y hacen que una persona se sienta cansada, somnolienta y confundida en su pensamiento.

Las distracciones también contribuyen a la falta de concentración en muchos casos. Puede ser muy difícil concentrarse cuando otras cosas divertidas o interesantes están sucediendo. Muchas personas encuentran difícil concentrarse cuando otros están hablando, riendo o tocando – la música o los sonidos de un televisor pueden distraer también. Algunas personas incluso tienen dificultad para concentrarse cuando están trabajando en una computadora y saben que hay otras cosas que hacer. Por ejemplo, algunos son fácilmente distraídos por cosas como tableros de mensajes, salas de chat y correo electrónico, y algunas personas incluso se distraen por el potencial de las compras en línea.

La falta de ejercicio también puede contribuir a la falta de concentración. Aunque la mayoría de la gente sabe que el ejercicio es bueno para el cuerpo, algunas personas son menos conscientes del hecho de que puede ayudar a limpiar la mente, mejorar la memoria y aumentar la capacidad de concentración. El ejercicio puede incluso aumentar el estado de ánimo, lo que puede, a su vez, mejorar la concentración.